A continuación podrás ver algunas de las diferencias entre una escuela Montessori y una escuela tradicional:

Montessori

Tradicional

Enseñanza

Énfasis en satisfacer las necesidades psíquicas del niño actuales y libertad para usar el material que necesitan en su desarrollo.

La guía desempeña un papel sin obstáculos en la actividad del ambiente. El alumno es un participante activo en el proceso enseñanza aprendizaje.

El ambiente (salón) y el método Montessori alientan la autodisciplina interna.

Material multi-sensorial para la exploración física.

La enseñanza individualizada y en grupo se adapta a cada estilo de aprendizaje según el alumno.

Grupos con distintas edades.

Énfasis en conocimiento memorizado y desarrollo social.

La maestra desempeña un papel dominante y activo en la actividad del salón. El alumno es un participante pasivo en el proceso enseñanza aprendizaje.

La maestra actúa con una fuerza principal de la disciplina externa.

Pocos materiales para el desarrollo sensorial y la concreta manipulación.

La enseñanza en grupo es de acuerdo al estilo de enseñanza de los adultos.

Grupos de la misma edad.

Responsabilidad

Los niños son motivados a enseñar, colaborar y ayudarse mutuamente.

Programa organizado para aprendizaje del cuidado propio y del ambiente (limpiar zapatos, fregar, etc.).

La enseñanza la hace la maestra y no motiva a la colaboración.

Menos énfasis sobre las instrucciones del cuidado propio y el mantenimiento del aula.

Independencia

El niño escoge su propio trabajo de acuerdo a su interés y habilidad.

El niño formula sus propios conceptos del material autodidacta.

El niño trabaja por el tiempo que quiera en los proyectos o materiales elegidos.

La estructura curricular para el niño esta hecha con poco enfoque hacia el interés del niño.

El niño es guiado hacia los conceptos por la maestra.

Al niño se le da un tiempo específico, limitando su trabajo.

Aprendizaje e individualidad

El niño marca su propio paso o velocidad para aprender y hacer de él la información adquirida.

El niño descubre sus propios errores a través de la manipulación del material.

El aprendizaje es reforzado internamente a través de la repetición de una actividad e internamente el niño recibe el sentimiento del éxito.

El niño puede trabajar donde se sienta confortable, donde se mueva libremente y hable en voz baja sin molestar a los compañeros. El trabajo en grupos es voluntario.

El paso de la instrucción es usualmente fijado por la norma del grupo o por la profesora.

Si el trabajo es corregido, los errores son usualmente señalados por la profesora.

El aprendizaje es reforzado externamente por medio de la memorización, repetición y recompensa o el desaliento.

Al niño usualmente se le asignan su propia silla, estimulando el que se siente quieto y solo escuche, durante las sesiones en grupos.

Apoyo de los padres

Organizar el programa para que los padres conozcan la filosofía Montessori y participen en el proceso de aprendizaje.

Los padres voluntarios se envuelven principalmente para recaudar dinero o fondos. No participan los padres en el entendimiento del proceso de aprendizaje.